Big Ben, London, SW1A 0AA
Mon – Sat 8:30 – 17:30
info@accountancytheme.com

«Esperar a que todo esto pase» y el miedo a evolucionar.

Esta semana ha sido especialmente extraña. No sé por qué, pero rara.

Ha sido una semana en la que de pronto todo cuajaba, encajaba… ideas que andaban inconexas en mi cabeza de pronto, tomaron sentido. No se si puedo decir que ha sido bueno o malo, así que, sí, ha sido extraña.

Creo que hay demasiadas personas esperando a que todo esto pase, pero… ¿qué tiene que pasar?: ¿qué se controle el virus?, ¿qué estemos inmunizados y deje de morir gente?, ¿qué podamos volver a salir libremente?, ¿QUÉ VOLVAMOS A LO DE ANTES?…

Escucho mucho y desde diversos roles (social, familiar, profesional) estas palabras y siempre me planteó, ¿es «la espera» la mejor actitud ante la situación que vivimos?. Yo no sé por qué, últimamente me acuerdo tanto de los dinosaurios… supongo que también esperaban no extinguirse, ¿¿no??. Y, no. No fue una actitud que les beneficiase en términos evolutivos…

Personalmente, creo que las situaciones que enfrentamos en la vida (sean a nivel personal, social o mundial), nos exigen un aprendizaje, una mejora personal que nos fortalezca y nos haga mejorar como individuos y como especie. Considero que «esperar a que todo esto pase» implica la ingenua esperanza de que todo volverá a ser como antes. Y eso, ya sabemos que no pasará, porque: no somos quienes fuimos, hemos ganado y perdido mucho, muchos de los valores que dirigieron nuestras vidas ahora ya no son tan importantes. Todo esto implica que, debemos superar el inmovilismo personal, la actitud de espera tras la que se esconde el miedo al que vendrá, a lo desconocido. Que, por muy difícil que nos resulte, debemos conseguir construir las mejores vidas posibles en las condiciones en las que nos encontramos. A pesar de la incertidumbre, la precariedad, el temor que nos acompaña a todos. Quizás debiéramos tomar conciencia de lo que hace que nuestras vidas sean plenas, de nuestros puntos de apoyo, esos que le dan sentido a nuestra vida, que motivan nuestra maduración y sobre todo, estimulan nuestro espíritu de supervivencia.

Debemos protegernos, aprender y construir… sean cuales fueren las circunstancias que vivamos y enfrentamos. Como en cualquier otro momento de nuestras vidas, en las que no teníamos control sobre cómo iban las cosas y tuvimos que enfrentarnos a nosotros mismos para no extinguirnos, proteger a los nuestros y a nuestra calidad de vida.

Así que, la responsabilidad frente a las pautas sanitarias que se nos van dando. La conciencia de todo lo que somos y tenemos (y que ni el virus, ni la economía, ni la situación social nos podrá arrebatar). El compromiso con nuestros objetivos personales y la protección de los nuestros. La confianza en nuestros recursos, fortalezas y actitudes. El respeto ante el sentido y el valor de nuestras vidas y todo lo que hemos construido en ellas (familias, proyectos…). Serán los ingredientes necesarios para poder enfrentar la situación que estamos viviendo, de la forma más constructiva y saludable posible. ¡¡Demostremos que hemos aprendido algo de los dinosaurios!!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *