Big Ben, London, SW1A 0AA
Mon – Sat 8:30 – 17:30
info@accountancytheme.com

LA NORMALIDAD ES UNA ILUSIÓN, “LO QUE ES NORMAL PARA LA ARAÑA, ES UN CAOS PARA LA MOSCA” (Morticia Addams, personaje de ficción,1991)

Pero hoy en día, vivir con y desde la ilusión es muy complicado. La normalidad la marca la incertidumbre, la falta de control, el desconcierto…  Y ésta, atenta contra la capacidad de soñar, de generar proyectos, de ir más allá que intentar adaptarnos al día a día que enfrentamos.

A veces escuchamos en los despachos: “¿sabes lo que es no poder ir a ver a mi familia, llevo meses sin poder ver a mis padres?”, “¿sabes lo difícil que es ligar con la pandemia?”, “¿sabes lo qué es tener que cambiar todas las costumbres y los proyectos de mi vida?”, “¿es que me estoy perdiendo unos años que nadie me va a devolver? (tanto en ancianos como en adolescentes)”… Y desde estas actitudes, quien va a soñar, quien se va a ilusionar. Lo normal es estar enfadado, decepcionado y/o defraudado.

La sensación de ser esas moscas, atrapados en la red de la araña. En un primer momento, luchamos por liberarnos hasta agotarnos. Nos dejamos la energía y casi la salud por poder volver a volar, sabiéndonos cada vez más atrapados, mientras temíamos que la araña llegue y nos coma. No teníamos conciencia de que mientras más luchábamos contra este enemigo invisible, más nos desgastábamos y más oscuro el túnel, más cerca sentíamos que estaba la araña.

Sin embargo, ante la situación de crisis sanitaria que enfrentábamos, lo que había que hacer era quedarse quieto y observar. Buscar la estrategia para ver por donde apretaba menos la red, por donde se veía más luz… y pensar, pensar mucho. Nadie esperaba todo esto y pensamos demasiado, pero desde el miedo… y muchos siguen ahí, atrapados. Y quizás sea lo normal, porque la red de la araña se sigue ciñendo sobre nosotros o demasiado cerca.

Pero cada vez somos más moscas (aunque yo prefiero vernos como mariposas, que son mucho más glamurosas), las/los que empezamos a darnos cuentas de qué con estrategia, con constancia y con ilusión (muchísima ilusión), día a día nos vamos soltando de la red que nos atrapaba. Que la normalidad que conocíamos ya no existe. Pero no nos paramos a pensar si la que vivimos es mejor o peor. Dedicamos ese tiempo en volver a soñar. En encontrar nuevos motivos y objetivos que nos lleven a levantarnos contentos y dispuestos a seguir para terminar de liberarnos de la red de araña que aún sentimos que nos apresa.

Y de pronto, con esta actitud, las mariposas volvemos a abrir las alas, a recordar como volábamos y a dirigirnos hacía los nuevos soles que hemos encontrado y hemos aprendido a ver desde que la vida nos paró. Debemos hacerlo de otros modos. Pero luchamos por volver a disfrutar de nuestra nueva normalidad, a pesar de los problemas que debamos enfrentar. Porque ya a estas alturas sabemos que podemos y por lo tanto que podremos… que el truco está en que nuestra nueva normalidad la defina la ILUSIÓN… y a ser posible… ILUSIONES, porque seguro que recuperaremos la capacidad de soñar… y mucho!!.

Texto: Nuria Blanco Piñero

2 Comments

  1. Guillermo on

    Muy buena entrada en el blog, muy bien explicado y clarísimo que las ilusiones nos están esperando para, ¡ayudarnos a volar!

    • Nuria on

      Muchas gracias por su comentario!. Nuestro equipo cree firmemente en que todos debemos aprender a ver la vida del modo más constructivo posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *