Big Ben, London, SW1A 0AA
Mon – Sat 8:30 – 17:30
info@accountancytheme.com

El Mero, la Anguila y el Sábado por la Tarde.

«¡¡Cómo son las casualidades de la vida!!«, que dirían algunas amigas mías y que a mí siempre me recuerdan a mi abuela o a cualquiera de esa generación (creo que a partir de esta frase, necesitaré ampliar mi red social, por cuestiones obvias). Pero os explico por que empiezo así esta entrada.

El Sábado por la tarde, andaba yo liada con mis quehaceres atrasados y me dio por ponerme un documental de fondo. Trataba sobre el fondo marino israelí, que siempre es un tema de charla ligera muy interesante, para cuando se pueda volver a salir a socializar. El caso es que en él explicaban como el mero, que siempre me pareció un pez muy amable (no se muy bien por qué…), en verdad es un macarra. Ha desarrollado la capacidad de apoyarse en las águilas para cazar en modo pandilleros chungos a los incautos pececillos que se meten en los arrecifes. Las anguilas nunca me cayeron tan bien como los meros (tampoco se por qué)… pero cuando se alían, son tremendamente efectivos y letales, sobre todo desde la perspectiva de quienes se convertirán en el menú. Las cosas de la supervivencia y la evolución de las especies.

Pues bien, esta información estuvo bailando en mi cabeza durante toda la tarde… (y si el trabajo que tenía que hacer no avanzó lo que me hubiese gustado). Pero es que tuve que superar algunas frustraciones, por ejemplo, ¡¡los meros no son amables!!. Confirmé expectativas: las anguilas son… «colegas de los meros macarras». Y luego pensé: «¿Cómo se entenderán estas dos especies?» y… «¿cómo habrán hecho, evolutivamente hablando, para que ambas sean que se pueden fiar de los otros?»…

En fin, que pensareis ya a estas alturas que estoy sensiblemente peor de lo mío… y puede ser… pero tiene su sentido. Ahora viene la parte de la casualidad… y nos trasladamos al mundo humano.

Esta semana participamos en las Jornadas Smart City invitadas por la Escuela Superior de Ingenieros de Telecomunicaciones. Para nosotr@s era una situación muy extraña, nos resultaba una asociación peculiar: ingenieros y psicólogos. Sin identificar quién es quién, desde el Sábado… meros y anguilas.

Pensamos mucho cómo trasladar la información que se nos pedía a un escenario tan técnico y científico como es el de los ingenieros… ¿cómo se entienden los meros con las anguilas?. ¿En qué punto, pueden beneficiarse ambos mundos?.

Pues al final, pudimos encontrar la respuesta… ¡¡¡el objetivo común!!!.

Ingenieros, psicólogos, tod@s n general, queremos mejorar el bienestar, la salud, la calidad de vida, la eficiencia de los recursos, etc… ¡¡¡por el bien de tod@s!!!!. Y aunque cada uno desde nuestra parcela podemos hacer mucho, juntos abarcamos mucho más y sobre todo rentabilizamos nuestras potencialidades, maximizamos los beneficios que aportamos…

Así que el Jueves, salí de la Escuela Superior de Ingenieros de Telecomunicaciones pensando cuánto podemos aprender los psicólogos de sus procedimientos (no se si ellos concluyeron algo sobre los nuestros).  Y el Sábado, después del documental, me dio por concluir… ¿y si aplicásemos la filosofía del mero y la anguila a todas las áreas de la vida humana?. ¿Por qué no probamos a escuchar e intentar aprender o colaborar con aquellos que aparentemente no tienen nada que ver con nosotros?. Si tuviésemos claro que, al final, todos los que perseguimos objetivos parecidos, somos más efectivos coordinados, facilitaríamos que todos pudiésemos sumar. Sin importar lo extraño de las asociaciones, lo importante es lo que queremos conseguir.

Así que, al final y adaptando la frase de esas amigas que yo tenía al principio de esta entrada…«qué bonito lo que he aprendido del macarra del mero y la espabilá de la anguila». 

Pero de nada serviría todo este rollo, si no lo llevásemos a la práctica. Así que desde nuestro Centro, queremos ofrecer nuestra mesa y/o colaboración a todo los que quieran que definamos objetivos conjuntos y busquemos o creemos los recursos que nos lleven a conseguirlos… ¡¡¡os esperamos!!!

2 Comments

  1. Alfonso on

    ¡¡Muy bueno!! *¡ENHORABUENA!*

    • Nuria on

      ¡¡¡Muchas gracias!!!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *