Big Ben, London, SW1A 0AA
Mon – Sat 8:30 – 17:30
info@accountancytheme.com

La Magia Existe.

     Claramente, la magia y los momentos especiales existen… pero los dragones también.

Dentro de cada uno de nosotros está la capacidad de crear, de expresar, de sentir… pero también la desorientación, el miedo, la oscuridad. Cada día luchamos con unos y con otros. Nunca se puede esperar que siempre ganen nuestras fortalezas ni que siempre disfrutaremos de todo lo bello y bonito que llevamos dentro y que compartimos con el mundo.

De hecho, vivimos tan rápido… paramos tan poco a tomar conciencia de todo lo que tenemos que parece que siempre ganan los dragones y en su defecto no disfrutamos de la magia que tenemos y que somos capaces de crear.

Hoy iba a ser un día más de carreras y muchos “tengo que”, después de una semana cargada de momentos raros… mágicos en verdad (aunque esto lo he concluido después). Pero de pronto y no se muy bien por qué, quizás por eso de los momentos especiales, he parado. Y al hacerlo, no había silencio sino música. La música que ha creado un hombre y que compartía con toda una orquesta… magia, ¡¡¡claramente!!!.

Más de una hora con el cerebro lejos de lo que es el día a día, de las prisas y con los dragones muy muy lejos de mí. Sintiendo como la capacidad de crear de un hombre ha contactado con la esencia de cada uno de los que estábamos allí, con nuestra forma de sentir, de soñar. La mayoría de nosotros no tenemos la capacidad de crear música como ellos, o de pintar o de escribir. Pero todos tenemos nuestra habilidad, para aportar y construir, no lo dudéis.

Puede ser que no sepamos cual es nuestro don, en muchas ocasiones porque no nos paramos a buscarlo, simplemente tendemos a responder a lo que se nos exige en nuestro día a día. Puede ser que no sea nada tan “deslumbrante” como lo que he tenido la suerte de disfrutar hoy. Pero lo que si podemos afirmar claramente es que no son menos necesarios para nosotros y para otros muchos que, en ocasiones, podemos llegar a no saber siquiera, quienes son. Igual que hoy, en ese concierto, los músicos no sabían quienes estábamos allí, pero nos han llevado muy lejos de todo y allí sólo se sentía.

Y en ese estado me he dado cuenta de que, a pesar de los dragones, la desorientación o el miedo… la vida puede ser mágica y está llena de personas que nos ayudan a luchar con los primeros y que están dispuestas a “reliarse” con nosotros para crear esa realidad luminosa y con sentido. A veces, las personas menos esperadas. Otras, son personas que ni siquiera son conscientes de sus dones o que nunca te hubieses planteado que quisieran compartir tu mundo. Y esos son los momentos donde no sabes por qué, ni cómo, ni quién… pero todo tiene un sentido, un camino y un recorrido.

Porque la magia existe, por mucho que luchemos con los dragones a diario. Y quizás, lo único que debemos intentar es equilibrar donde ponemos el ojo. Así que construyamos, creemos, soñemos, sintamos… y que al pararnos no haya silencio, sino música… aunque no la creemos nosotros, porque la vida siempre pone en nuestra vida quien quiere compartir con nosotros sus propias composiciones, aceptémosles.

 

3 Comments

  1. Guillermo on

    Muy bueno! Que interesante! Mas parar,mas magia y aprender de ello para seguir venciendo dragones!

    • Nuria on

      Muchas gracias, por su comentario Guillermo. Nos sentimos muy satisfechas de poder aportar unos poquitos de «colores» al día a día que enfrentamos. Confíamos poder seguir aportando.

  2. Belén on

    Totalmente de acuerdo! Maravillosa reflexión para aplicarla cada día, y recordarnos la importancia de pararnos de vez en cuando y tomar consciencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *