Big Ben, London, SW1A 0AA
Mon – Sat 8:30 – 17:30
info@accountancytheme.com

Lo importante es el día a día…

El pasado 3 de Diciembre fue el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. A consecuencia de esta fecha, hemos podido leer por todos los canales posibles, muchísimas reflexiones sobre la importancia de la integración y la inclusión, sobre la necesidad de la continuidad de los cuidados y tratamientos, del apoyo a la familia… Sobre el papel, “todos queremos…”, “todos pensamos…”, “todos sentimos…” sobre muchos temas que, en la mayoría de las ocasiones desconocemos en su día a día.

Son muchos los motivos por los que se reconoce la discapacidad de una persona, sean las causas más o menos visibles. Y, claramente, no se puede generalizar. Cada una de estas familias, enfrentan dificultades y circunstancias únicas e individuales.

En el caso de los niños y adolescentes con Discapacidad, en muchas ocasiones, cursan con alteraciones más o menos severas de la conducta. Estas pueden implicar desde rabietas injustificadas, comportamientos poco ajustados a la edad o a las situaciones, hasta crisis de agresividad y/o violencia física o verbal. En estos escenarios y sobre todo, en los que estas conductas se dan en público, no siempre cuentan con esta comprensión y apoyo de los demás. Muchas veces por desconocimiento y otras por miedo. Pero es frecuente que, los padres de estos chicos/as, sufran las miradas e incluso las criticas de quienes les rodean en los diversos escenarios sociales, donde sus hijos puedan descompensarse conductualmente.

Normalmente, todos los padres y familiares entienden y saben cómo contener estas crisis de sus hijos/as, aunque anticiparse a ellas muchas veces es imposible. A veces solo deben esperar, otras veces intentar sacar a sus hijos de las situaciones que los descompensaron y en otras saben que, aunque sea tremendamente difícil para ellos, deben contenerles físicamente. Cuando este tipo de situaciones se dan, es habitual que los observadores no sepamos que hacer… pero… ¿censurar sin saber?, ¿achacarlo a problemas de educación?… Lo correcto sería que intentemos dejarles espacio, proveerles de las mejores condiciones y recursos posibles para poder calmar a sus hijos/as con la mayor calma e intimidad posible.

Es en estas situaciones donde debemos acordarnos de todas estas reflexiones que hemos leído y defendido, porque ha sido el día 3 de Diciembre. Porque la discapacidad es una condición que acompaña a estos/as chicos/as y sus familias cada día de sus vidas.

El compromiso de nuestro equipo con ellos y sus familias es uno de los motivos por los que cada día seguimos estudiando, formándonos y buscando alternativas que les puedan servir de apoyo. Y de este modo, seguir esperándoles, confiando poder acompañarles y ayudarles en sus procesos en su día a día.

¡Qué difícil es hacerse mayor!

¡Qué difícil es hacerse mayor y con que naturalidad lo llevan nuestros niños/as!.

No solemos pararnos a pensar, lo estresante que debe ser el continuo enfrentamiento de situaciones para las que claramente no tienen recursos. Pero ellos/as van, lo intentan y siempre aprenden algo. Enfrentan el miedo, la incertidumbre y la inseguridad sin vacilar, porque saben que sus padres, sus familiares y sus profesores están detrás. Y también porque no se plantean que haya otra opción que ir y hacerlo.

Y así maduran. Así van creciendo y adquiriendo competencias. Cada uno a su ritmo. Esforzándose por dar lo mejor que tienen. Aunque en ocasiones no es suficiente. El mundo y la sociedad, espera más de ellos. Estas situaciones de desequilibrio pueden darse por infinidad de motivos y situaciones, más o menos reversibles.

Obviamente, mientras antes se detectan estas dificultades más sencillo será poder ofrecerle la mejor de las atenciones y apoyos posibles. Con el fin de que les ayudemos a adquirir la mayor cantidad de recursos y de este modo facilitarles el proceso de crecer y ser autónomos/as, en función de cada caso. Somos muchos los profesionales preparados para apoyarles a ellos/as y a sus familias en estos procesos.

Pero siempre entendiendo que cada niño/a es diferente y que por mucho que la vida lo espere, siempre deberíamos intentar protegerles de la frustración continua de la sobreexigencia. Esforzándonos, como adultos, en evitarles llegar a vivir desde el “tengo que … y no puedo” demasiado pronto. Y así, mantenerles en el “quiero… aunque me cueste”.

Luchemos así juntos por facilitarles a los niños/as, la maduración más constructiva y feliz que podamos, a pesar de sus dificultades. Porque en muchas ocasiones, el amor y el apoyo de padres, familiares, amigos y profesores, no son suficientes para lograr su bienestar. Ya que son los mismos niños/as los que aprenden a compararse, exigirse y autocriticarse, sobre todo mientras más mayores se hacen. Por lo que, como profesionales, queremos recordar la importancia de proteger el autoconcepto y reforzar la actitud de los/as chicos/as en el proceso de superar sus propias dificultades.

Y queremos destacar que, hoy escribimos estas líneas en reconocimiento de nuestros/as niños/as y la valentía con la que enfrentan sus procesos de hacerse mayor. Porque … ¿hemos pensado, como adultos, como enfrentamos nosotros cada una de las situaciones en las que consideramos que no sabemos si podremos conseguir nuestros objetivos?, ¿qué hacemos con nuestros miedos e inseguridades?, ¿intentamos posponerlo o incluso evitar enfrentarlos?, ¿nos resultan suficientes los apoyos de los que disponemos?. Creo que nosotros, los adultos, lo llamamos «estrés» y nos causa mucho malestar. A ellos/as también, pero lo enfrentan sólo porque no se plantean otra opción, porque sus adultos/as de seguridad, sean quienes fueren, se lo pedimos y  porque ellos/as confían.

¡¡Por los chicos/as y sus familias!!

Se escuchan muchas cosas en las calles, siempre se han escuchado. Sin embargo, hoy en día parece que el COVID-19 ha secuestrado todos los temas de conversación. Ahora, nuestros miedos, problemas, ilusiones… son relativizados por el virus y sus consecuencias. Parece que todo es menos importante, menos grave y si no fuese así es porque “somos unos inconscientes”.

La vida está cambiando, las prioridades también y poco a poco, la sociedad. Estamos consiguiendo aprendizajes buenos y otros no tanto. Consecuentemente, debemos recordar que hay que avanzar buscando el bien de todos, persiguiendo enriquecer y ayudar a fortalecer las comunidades.

Estas semanas nos hemos encontrado con que los rumores y las informaciones confusas que venimos escuchando hace tiempo se va concretando. ¡Una propuesta para el cierre de los Colegios de Educación Especial!. En ningún caso, vamos a expresar aquí opiniones personales ni políticas. Sólo reflexiones basadas en la experiencia asistencial diaria.

Los que desarrollamos nuestra labor profesional apoyando a la infancia/ adolescencia y sus familias, somos conscientes de la falta de recursos y muchas veces de capacitación de los profesionales de las instituciones educativas ordinarias para atender a la diversidad. Son infinidad de circunstancias madurativas, intelectuales, emocionales, conductuales y/o sociales, que pueden afectar el desarrollo de los niños, ya sea en el contexto de la discapacidad o no. Insistimos en que no se debe a poner en tela de juicio la motivación y la voluntad del profesorado, sino que son otro tipo de circunstancias más… ¿burocráticas?, ¿económicas?, ¿políticas?. La realidad final es que en muchas ocasiones, desgraciadamente más de las que podemos pensar, la integración finalmente se convierte en una ilusión, una quimera. Y esta situación lo único que genera es sufrimiento en los niños, en las familias y por supuesto en los profesores.

Conocemos bien esta situación, porque en muchas ocasiones, poder ayudar a los niños/as y su familia, implica mediar con los centros educativos, tanto para buscar soluciones como para reforzar y apoyar a los propios docentes. Y es desde esta colaboración entre las instituciones y los recursos que buscan los padres, que conseguimos potenciar la maduración y adaptación de los chicos/as, superando la habitual falta de recursos objetivos.

Pero estamos hablando de ese grupo de niños que pueden ser incorporados al sistema escolar ordinario. Sin embargo, hay otros muchos que, debido a su nivel de discapacidad y/o necesidad de cuidados no pueden ser atendidos en estos entornos. Detrás de estos/as chicos/as hay familias que han luchado y buscado más allá de lo que ellos mismos pensaban por aceptar las dificultades de sus hijos y encontrar esos recursos donde se ayude a sus hijos/as. Buscan profesionales y recursos que les permitan alcanzar el mayor nivel de desarrollo, felicidad y autonomía posible para ellos/as, mientras que tienen la garantía de que están seguros y bien atendidos. Y ahora, ¿se plantea dejar a todos esos niños/as y sus familias sin estos recursos?, ¿a cambio de qué?, ¿cuál es la alternativa?, ¿la que ya sabemos que no funciona especialmente bien con muchos de nuestros/as chicos/as?.

Entendemos y nos sumamos a la preocupación de estas familias y confíamos que todo lo que estamos aprendiendo del COVID, se refleje ante este tipo de situaciones que, nos roce de cerca o no, puede ser un atentado contra los niños y por tanto, sus familias. Que igual que cada vez tenemos más claro que todos juntos y desde la responsabilidad venceremos al COVID, entendamos que son otras muchas las vulnerabilidades sociales y las personas vulnerables. Y ellos/as también necesitan que nos unamos como sociedad y luchemos por facilitarles y ayudarles a garantizar el mejor de los escenarios para estos hijos/as. Y en esta ocasión, consideramos que el cierre de las escuelas de educación especial puede dejar sin recursos necesarios y fundamentales a estos chicos/as y sus familias. Nosotros, como equipo, seguiremos apostando por acompañar, apoyar y ayudar en todo lo que podamos a todos/as los que puedan beneficiarse de nuestro compromiso y labor.

La Segunda Ola.

Nos lo habían dicho.

Se venía viendo.

El maldito COVID-19 iba a volver. Iba a volver a coartar nuestros días.

¿¿Cuánto nos cuesta cambiar los hábitos??, adaptarnos a las nuevas condiciones de vida.  ¿¿Cuánto nos cuesta aceptar que, en esta ocasión, mi responsabilidad es tan importante como la tuya??… ¡¡cuántos miedos despierta que mi bienestar y el de los míos no dependa sólo de mi!!.

¡¡Cuánto sufrimiento genera no tener el control!! y sobre todo…. ser conscientes de que nadie lo tiene.

De nuevo enfrentamos la incertidumbre. Otra vez, el tener que redefinirlo todo. Volver a poner a prueba la fortaleza de mi capacidad personal, de mis lazos familiares, de mi estabilidad económica y laboral. Pero…. ¡¡si no nos hemos recuperado de la primera!!.

Entonces, alguien viene y nos dice, «no seas egoísta … piensa en los que están enfrentando la enfermedad, en los ancianos, en quienes han perdido a alguien…» y entonces… otra emoción nueva… ¡¡la culpa!!.

Nadie nos ha enseñado a enfrentar situaciones como estas. En líneas generales, estamos aprendiendo a una velocidad increíble, como grupo. Debemos sentirnos muy orgullosos por ello y valorarnos. Pero también ser conscientes de que nos estamos desgastando en volver a proteger valores casi olvidados, porque los dábamos por hecho y que son fundamentales: la supervivencia y la protección de los nuestros. ¡¡Estos son nuestros nuevos lujos!!. Ahora sobran tantas cosas… somos tan conscientes del peso que supone nuestro estilo de vida anterior, cuando no podemos ir ni a trabajar, por cuidar y cuidarnos.

¡¡Sigamos esforzándonos para que no se nos rompa la vida!!

Todo esto, está generando mucho sufrimiento en todos nosotros. Pero la condición socio- sanitaria nos dificulta acceder a nuestros recursos de autocuidado. Bien sea por las limitaciones sociales (cierres de gimnasios, limitaciones de aforo y horarios…). Bien porque con la situación económica y laboral, nos cuesta invertir dinero en estas cosas.

Desde nuestro equipo, somos consciente que el miedo, la falta de control, el desconocimiento, la culpa… nos desestabilizan a todos. Es por ello que queremos acercarnos a vosotros, que os sintáis cerca y tenderos la mano para ayudaros en lo qué mejor sabemos hacer, la terapia, el apoyo psicológicos y la solución de problemas. Por este motivo, seguimos desarrollando nuestra labor desde el Centro, donde garantizamos el cumplimiento estricto de todas las medidas de higiene y seguridad. Pero también estamos adaptando todas nuestras actividades asistenciales al formato online, para aquellos que prefieran seguir o iniciar sus procesos personales desde la tranquilidad de sus casas. Como siempre, seguimos buscando la mejor forma de acompañaros y apoyaros, para construir juntos tu futuro. 

Porque tenemos clara una cosa: Juntos superaremos esta ola y tantas como vengan. Así que, GRACIAS A TOD@S POR VUESTRA RESPONSABILIDAD y CONTAD CON NOSOTR@S PARA TODO LO QUE PENSÉIS QUE OS PODEMOS APOYAR.

El Compromiso

Es una actitud que define a nuestro equipo. Intentamos desarrollarlo desde diversas perspectivas. Así, nos esforzamos por dar las mejores respuestas a las demandas de la sociedad y de las personas con las que trabajamos. Somos muy conscientes de la importancia de nuestro continuo desarrollo como individuos, profesionales y cohesión como equipo, por lo que nos esforzamos por no dejar de avanzar y mejorar cada día. Y por supuesto, sentimos una gran responsabilidad hacía los futuros profesionales que quieran dedicarse a la Salud Mental de una forma científica y humana.

Es por este motivo que, además de la actividad asistencial (desde las distintas perspectivas que abordamos: psiquiátrica, psicológica, pedagógica, social…), nos hemos comprometido con la formación de los profesionales. En este sentido, el Centro eNBlanco ha firmado, por un lado, distintos convenios con Universidades públicas y/o privadas con la finalidad de poder aportar nuestra experiencia al recorrido formativo de éstos. Convirtiéndonos así en centro de prácticas curriculares y/o extracurriculares de la Universidad de Sevilla, Universidad Loyola y la Universidad de Huelva.

Del mismo modo, estamos terminando de concretar los programas de formación profesional privada sobre diversos temas de especialización, no sólo para psicólogos, sino para todos aquellos profesionales que, de un modo u otro, tratan con el sufrimiento de otras personas, en cualquiera de sus expresiones. Para este objetivo, estamos estimulando la creación de líneas de colaboración con otras entidades, centros y profesionales de referencia. Pretendemos poder compartir y difundir los avances técnicos, científicos y asistenciales que vamos logrando de forma particular. Siempre con el compromiso que tenemos con una asistencia de calidad pero que contemple la totalidad de la problemática humana, desde la más técnica a la más emocional y/o vivencias.

¡¡¡OS IREMOS INFORMANDO!!!!

Compromiso eNB: Tejer redes que nos permitan avanzar como profesionales humanos.

Programas Psicopedagógicos: Novedades y Adaptaciones

La búsqueda continua de recursos y herramientas es una actitud que identifica a nuestro equipo y nuestra forma de enfrentar nuestra labor asistencial y de servicio. Así, ante la situación socio- sanitaria que estamos enfrentando hoy en día, son muchas las adaptaciones que hemos hecho tanto de nuestro centro como de nuestros programas. De este modo, pretendemos seguir llegando a todos aquellos que consideran que podemos darles respuesta a sus dificultades.

Durante el periodo de confinamiento, hemos podido comprobar cómo los chicos, los padres y los profesores lo han pasado realmente mal para poder mantener la labor docente y que no se perdiera el año. Muchas de las dificultades que nos han trasladado o que hemos detectado han sido organizativas, otras relacionadas con el reparto de responsabilidades y/o recursos y otras muchas por la falta de madurez y autonomía de l@s chic@s para llevar sus responsabilidades académicas desde casa. Hemos sido consciente del nivel de estrés y sufrimiento que esta situación ha generado y por eso todo el equipo nos hemos volcado para adaptar los recursos de nuestra Unidad de Psicopedagogía a las circunstancias actuales.

Así, además de seguir prestando, y adaptar al formato online, los servicios habituales relacionados con el apoyo escolar a chicos con NEE, el entrenamiento en manejo del estrés para los estudiantes de Bachillerato y/o Selectividad, los talleres de técnicas de estudioEste año hemos desarrollado dos talleres específicos que, si bien siempre hemos considerado que eran fundamentales, con el sistema docente actual. No sólo para garantizar el rendimiento de l@s chic@s, sino también para disminuir los niveles de tensión y estrés familiar que están generando.

Uno de los talleres que proponemos esta dirigido a los padres, para dotarles de las herramientas necesarias para lograr que sus hijos funcionen de forma autónoma. El otro, para l@s chic@s, con la finalidad de que adquieran las herramientas y recursos necesarios para lograr un adecuado rendimiento académico. Debido a las restricciones que debemos imponer para garantizar la seguridad de todos, se trabajará en formato de grupo reducido y del mismo modo, hemos adaptado los contenidos al formato digital.

No dudéis en preguntarnos por los talleres (informacion@centroenblanco.es), si son de vuestro interés o comentarnos cualquier inquietud o dificultad que podáis tener en el ámbito académico. Porque como siempre solemos hacer, si no tenemos una solución para vosotros, la buscaremos juntos y si no … la crearemos.

                                                                

Arrancando!!

Buenos días a tod@s;

En primer lugar, todos los profesionales del centro queremos desearos que todos estéis muy bien.

El próximo 14 de Octubre hará un año que el Centro Sanitario eNBlanco abrió sus puertas. Desde entonces venimos desarrollando, contra virus y mareas, el proyecto que tanto tiempo antes estuvimos construyendo desde el compromiso y el rigor profesional.

Hoy en día, nuestro equipo sigue con la misma ilusión que siempre buscando y generando los recursos que consideramos pueden facilitar una mejor calidad de vida de aquellos que nos consultan. Esto refleja la actitud que caracteriza nuestra forma de trabajar y el compromiso de nuestro equipo con quienes depositan su confianza en nosotros.

Para este año nos marcamos dos objetivos principales. El primero, sería intentar ofrecer a todos los interesados los programas y talleres que hemos venido desarrollando hasta ahora y que ya sabemos que han sido de gran utilidad para quienes los han disfrutado. Para ello, nos estamos esforzando en adaptar la metodología a las características de la situación actual que estamos viviendo.

Por otro lado, seguir manteniendo la actitud que nos permite dar respuestas y ofrecer recursos ante las diversas situaciones que podamos enfrentar como individuos o como sociedad y ante las que podamos carecer de las habilidades de enfrentamiento necesarias. ¡¡¡Porque nuestra motivación es seguir creciendo juntos!!!.

Así que en estas fechas tan importantes para nosotros, queremos agradecer a todos los que nos han acompañado durante este año y han contribuido a que eNBlanco sea lo que hoy es. También abrir nuestras puertas a todos los que consideren se pueden beneficiar de nuestro rigor, ilusión y compromiso. Y por supuesto, no querríamos terminar este escrito sin felicitar y agradecer a todos los profesionales y colaboradores que han puesto sus conocimientos e ilusiones para poder sumar a este proyecto.