Big Ben, London, SW1A 0AA
Mon – Sat 8:30 – 17:30
info@accountancytheme.com

¡¡SOBREVIVE AL BACHILLERATO!!. PROGRAMA DE MENTORÍA PSICOLÓGICA.

Chicos y chicas con notas medias notorias que no pueden entrar en las carreras que querían. Estudiantes que tienen que deslomarse por obtener unas medias altas, aunque no sepan que quieren estudiar. Chicos y chicas con la sensación de que sus Institutos o Colegios no son tan competitivos como otros… ¡¡Qué locura!!.

Esta es la situación que nos vienen trasladando nuestros chicos y chicas de Bachillerato. Quejas en relación con la capacidad que perciben tener o no para ir al ritmo de los cursos. Niveles de desorientación sobre el futuro y hacía dónde dirigir sus esfuerzos. Y al final de todo ese esfuerzo, demasiados “¿y para qué?”, porque no fue suficiente y no consiguieron su objetivo. Chicos y chicas que han tenido que conformarse con lo que “hayan entrado” (y no con lo que querían) o plantearse “perder un año y subir nota”.

Presión, desorientación, inmadurez, incapacidad…. ¡¡Qué espejos más difíciles enfrentan nuestros adolescentes durante el Bachillerato!!. Y esto es independiente del nivel de competencia o logro que pudiesen tener previamente.

Y si bien, muchos de ellos con esfuerzo y sacrificio consiguen sobreponerse, otros muchos padecen un nivel de sufrimiento significativo añadido a las inestabilidades e inmadureces propias de la adolescencia. Por lo que, en los últimos años estamos observando en los centros sanitarios especializados, un aumento progresivo y significativo de cuadros de ansiedad, baja autoestima y falta de eficacia en la consecución de resultados académicos, a pesar de los esfuerzos. Y aunque en algunas ocasiones, sea por falta de compromiso, en otras muchas es por falta de madurez y/o capacidad objetiva para responder adecuadamente a la exigencia y ritmo de estos cursos.

Hasta el momento desde nuestro equipo, hemos venido abordando estas dificultades una vez que los chicos/as pedían ayuda profesional. Por este motivo, hemos sistematizado el trabajo realizado, para poder ofrecer a los estudiantes de Bachillerato un programa de Apoyo Psicológico o Mentoría con fines preventivos, de cara a enfrentar estos años tan trascendentes, preservando su estabilidad emocional y potenciando su rendimiento.

El programa que hemos desarrollado aborda tres áreas fundamentales:

ESTRUCTURA DEL PROGRAMA DE MENTORIA PARA EL BACHILLERATO

 

La mentoría no son clases particulares, tampoco un curso de técnicas de estudio. Implica un acompañamiento y supervisión estable de los chicos/as y un abordaje integral de todas las áreas que pueden afectar al enfrentamiento exitoso del Bachillerato. La programación prevista implicaría 1 sesión quincenal, de 1 hora y media en formato grupal (en grupo pequeño, por las circunstancias sanitarias que enfrentamos). Sin embargo, esta previsión está sujeta a las características particulares de cada grupo establecido.

Recordamos que la finalidad de este programa es potenciar los recursos personales de los chicos/as, guiarles a lo largo de los cursos y evitar, de este modo, la aparición de un nivel de sufrimiento en los chicos que pueda afectar a su rendimiento. No obstante, en aquellos casos que nuestros profesionales detectasen alguna dificultad personal o académica concreta, se podrá plantear la posibilidad de una intervención individualizada y/o en colaboración con los centros académicos que se presten.

En la actualidad tenemos abiertos los grupos de 1º y 2º de Bachillerato. El 7 de Septiembre iniciamos el proceso de entrevista para las nuevas incorporaciones, que nos permitan generar grupos homogéneos de trabajo. Los grupos iniciarán sus sesiones, en la semana del 20 de Septiembre. La responsable de este programa es la Dra. Ángela Rosales Becerra, para más información y reserva de plaza contacte con nosotros en: informacion@centroenblanco.es

Texto: Nuria Blanco Piñero

LA NORMALIDAD ES UNA ILUSIÓN, “LO QUE ES NORMAL PARA LA ARAÑA, ES UN CAOS PARA LA MOSCA” (Morticia Addams, personaje de ficción,1991)

Pero hoy en día, vivir con y desde la ilusión es muy complicado. La normalidad la marca la incertidumbre, la falta de control, el desconcierto…  Y ésta, atenta contra la capacidad de soñar, de generar proyectos, de ir más allá que intentar adaptarnos al día a día que enfrentamos.

A veces escuchamos en los despachos: “¿sabes lo que es no poder ir a ver a mi familia, llevo meses sin poder ver a mis padres?”, “¿sabes lo difícil que es ligar con la pandemia?”, “¿sabes lo qué es tener que cambiar todas las costumbres y los proyectos de mi vida?”, “¿es que me estoy perdiendo unos años que nadie me va a devolver? (tanto en ancianos como en adolescentes)”… Y desde estas actitudes, quien va a soñar, quien se va a ilusionar. Lo normal es estar enfadado, decepcionado y/o defraudado.

La sensación de ser esas moscas, atrapados en la red de la araña. En un primer momento, luchamos por liberarnos hasta agotarnos. Nos dejamos la energía y casi la salud por poder volver a volar, sabiéndonos cada vez más atrapados, mientras temíamos que la araña llegue y nos coma. No teníamos conciencia de que mientras más luchábamos contra este enemigo invisible, más nos desgastábamos y más oscuro el túnel, más cerca sentíamos que estaba la araña.

Sin embargo, ante la situación de crisis sanitaria que enfrentábamos, lo que había que hacer era quedarse quieto y observar. Buscar la estrategia para ver por donde apretaba menos la red, por donde se veía más luz… y pensar, pensar mucho. Nadie esperaba todo esto y pensamos demasiado, pero desde el miedo… y muchos siguen ahí, atrapados. Y quizás sea lo normal, porque la red de la araña se sigue ciñendo sobre nosotros o demasiado cerca.

Pero cada vez somos más moscas (aunque yo prefiero vernos como mariposas, que son mucho más glamurosas), las/los que empezamos a darnos cuentas de qué con estrategia, con constancia y con ilusión (muchísima ilusión), día a día nos vamos soltando de la red que nos atrapaba. Que la normalidad que conocíamos ya no existe. Pero no nos paramos a pensar si la que vivimos es mejor o peor. Dedicamos ese tiempo en volver a soñar. En encontrar nuevos motivos y objetivos que nos lleven a levantarnos contentos y dispuestos a seguir para terminar de liberarnos de la red de araña que aún sentimos que nos apresa.

Y de pronto, con esta actitud, las mariposas volvemos a abrir las alas, a recordar como volábamos y a dirigirnos hacía los nuevos soles que hemos encontrado y hemos aprendido a ver desde que la vida nos paró. Debemos hacerlo de otros modos. Pero luchamos por volver a disfrutar de nuestra nueva normalidad, a pesar de los problemas que debamos enfrentar. Porque ya a estas alturas sabemos que podemos y por lo tanto que podremos… que el truco está en que nuestra nueva normalidad la defina la ILUSIÓN… y a ser posible… ILUSIONES, porque seguro que recuperaremos la capacidad de soñar… y mucho!!.

Texto: Nuria Blanco Piñero

LA IMPORTANCIA DE LAS ETIQUETAS (EN SALUD MENTAL)

A lo largo de nuestra experiencia profesional, hemos comprobado que el modo en que empleamos el lenguaje y describimos nuestras experiencias, determinan tanto nuestra manera como forma de enfrentarlas.

Cuando empleamos el verbo “SER” para dirigirnos a alguien, estamos facilitando que el comportamiento, el estado anímico e incluso la forma de pensar de esa persona tienda a confirmar dicha aseveración. Este fenómeno tiene un nombre en Psicología, ya que el nominarlo parece indicar que está lo suficientemente estudiado y constatado como para poder aseverar que es así. Pero, como no es difícil de adivinar… no daremos ese nombre y sólo concluiremos que es así.

Por este motivo, cuando trabajamos con familias, nos esforzamos en hacerles ver la importancia de no etiquetar a sus hijos ni en lo bueno ni en lo malo. Que al valorar las actuaciones de sus hijos lo hagan desde el verbo “HACER” y de este modo, evitarán sesgos en la creación de sus autoconceptos.

Del mismo modo, tenemos muy claro que este efecto también se produce con  los diagnósticos clínicos. Son una herramienta fundamental de la comunicación entre profesionales y para la gestión burocrática de los recursos y procedimientos. Sin embargo, es un arma de doble filo no contemplar el efecto que los diagnósticos tienen sobre quienes los reciben. Por un lado, les permite entender que les pasa o produce su sufrimiento y, por tanto, adherirse a las pautas de tratamiento y autocuidado que precisan.

Pero por otro, también pueden generar el efecto justamente contrario. Es decir, que las personas se acomoden en su sufrimiento y formas de proceder poco saludable porque su etiqueta diagnóstica les justifica y les exime tanto de la responsabilidad como de la confianza en poder cambiar su situación. En estos casos, los intentos activos por superarse, por reconducir la situación, por aprender y madurar o bien se hacen aun más cuesta arriba o bien quedan relegados debido al rol de enfermedad que confiere recibir un diagnóstico, les puede hacer dependientes de terceros, ya sean familiares y/o profesionales.

Y finalmente queremos destacar el efecto de etiquetar etapas o procesos. Y actualmente tenemos, la nueva gran etiqueta… “la cuarta ola”. ¿Qué beneficio supone nombrar o identificar la próxima etapa de esta pandemia?. Evidentemente, esta nueva fase es el proceso necesario para la normalización de nuestras vidas. En esa “nueva normalidad” en la que todos conviviremos con el virus y que las medidas de seguridad básicas se deberán mantener durante mucho tiempo, a pesar de la vacuna. Pero ya nos hemos acostumbrado al término “nueva normalidad”, ya no se da la reactividad esperada en la sociedad. Entonces llega la “cuarta ola”. Que cómo no puede ser de otro modo, traerá sufrimiento, aunque advierten que esta vez será psicológico.

Pero… ¿y si hemos aprendido?, ¿si el principal padecimiento se deriva de las consecuencias económicas y sociales derivadas de las restricciones necesarias para contener el virus?, ¿o si fuese un problema de acompañamiento y solidaridad social y no una “ola” que conlleve patologías y más sufrimientos nuevos?. Lógicamente, los cuadros de agotamiento y sobrecarga consecuentes a esta etapa que estamos enfrentando empezarán a surgir en los próximos tiempos. ¿Es que nadie se ha planteado la indefensión que genera la maldita etiqueta?.

Por este motivo, queremos abogar por no reducir a las personas a etiquetas, por no condenarnos a enfrentar las consecuencias adversas propias de la próxima etapa pronosticada. No queremos desechar la posibilidad de que entre todos los aprendizajes que nos ha dejado esta pandemia, la solidaridad y la valentía estén presentes. Porque no debemos olvidar que todos debemos luchar por nuestra calidad de vida y nuestra recuperación personal. Y que si llegamos a la cuarta ola, es porque hemos superado todas las anteriores.

Texto: Nuria Blanco Piñero

¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!

Ya ha pasado la Navidad. Como cada año, hacer el balance de como han ido las cosas, es importante para nosotros como profesionales y también como personas. El análisis introspectivo es fundamental para el aprendizaje y la maduración a todos los niveles.

 

Definitivamente, este año ha sido complicado y duro. Ha habido muchos momentos muy difíciles a todos los niveles, para todos… profesionales y familias. Pero al hacer balance… hemos llegado a una conclusión fundamental. Este año ha habido mucha diferencia entre las cosas que nos han pasado y el cómo las hemos gestionado. Y desde esta perspectiva, ¡¡¡que bien lo hemos hecho!!!.

 

Hemos conseguido enfrentar la pandemia y todo lo que ha traído. Se han perdido muchas cosas, entre otras nuestro estilo de vida. También, hemos ganado otras muchas, hemos vuelto a tomar conciencia del valor de la vida, la familia y el amor. Pero… ¿¿ hemos aprendido??. ¿Le hemos dedicado tiempo a esa introspección?. Estamos seguros que es ahí donde conoceremos nuestra fuerza, nuestros recursos y nuestro camino. Es fundamental para poder enfrentar la incertidumbre de lo que nos tenga que venir. Y asi, de nuevo, al diferenciar lo que nos pasa de lo que somos, ganaremos.

 

El equipo de eNBlanco, ha aprendido que, nuestra formación técnica y científica es importante y la hemos aportado. Pero que la firmeza de nuestra mano sosteniendo y acompañando en la incertidumbre y los miedos de quienes confían en nosotros, facilita el camino. El de ellos, pero también el nuestro.

 

Que cada momento en el que hemos podido acompañar a aquellos que han sufrido el desbordamiento de todo lo que nos está pasando, ha dado valor al por qué de nuestros esfuerzos y compromiso. Aunque ha sido difícil, porque el virus y sus consecuencias, también lo hemos vivido cerca.

 

Sin embargo, ha llegado final de año. Hemos hecho nuestro análisis introspectivo y hemos recibido nuestras felicitaciones navideñas… y concluimos… este camino que estamos trazando, es el que debemos andar. Estamos haciéndolo bien, seguiremos haciéndolo y mejorando. Nuestro compromiso con las familias, los chicos/as, con la sociedad nos está guiando y nos está facilitando, como equipo, ser esa herramienta que facilite el adecuado enfrentamiento de las dificultades y del sufrimiento humano, en tiempos de pandemia o no.

 

En cualquier caso, nuestro propósito de este año 2021, será seguir andando y mejorando en esta dirección. Queremos seguir participando en la construcción conjunta del futuro de aquellos que confían en nosotros.

Texto: Nuria Blanco Piñero

¡¡FELIZ NAVIDAD!!

El equipo de este centro se esfuerza por funcionar como una unidad coordinada y precisa que pretende dar respuesta a las distintas necesidades de todas aquellas personas y familias que confían con nosotros. La Navidad nos pone aún más en contacto con muchas emociones, ilusiones, sueños y proyectos. Es tiempo de familia y de tomar conciencia de como hemos enfrentado los distintos momentos de nuestro año. Y es por este motivo, que nuestro equipo ha querido desunificarse por una vez, para haceros llegar nuestras más sinceras felicitaciones a todos/as:

        Dr. Alfonso Blanco: “Para muchos, 2020 ha sido un muy mal año. Pero no es menos cierto, que la esperanza sigue estando ahí. Nosotros, quienes esto escribimos y vosotros, quienes esto leéis, estamos aquí. Y nuestro entusiasmo y disposición a luchar por salir de esta situación, están vigentes. Quizás más aún, que antes de empezar esta pesadilla. Al final del túnel, hay una luz brillante: lo sabemos y por llegar a ella luchamos.

            Profesionalmente, hemos tenido la oportunidad y la alegría de ayudar a muchas personas a salir del pozo. Y, atendiendo a las circunstancias actuales, seguimos dispuestos a seguir haciéndolo con quienes se vengan abajo y se puedan beneficiar de nuestra ayuda. El motivo es penoso, pero el poder ayudar es una satisfacción.

            Por todo ello, las Festividades que ahora celebramos con todas las limitaciones que se nos impongan, siguen siendo motivo de ilusión, de esperanza, de fraternidad y de agradecimiento. Porque si mucho hemos perdido, mucho más es lo que conservamos. Aunque quizás no siempre seamos capaces de darnos cuenta. Nuestros mejores deseos para todos, en estas Fiestas, el Nuevo Año y para muchísimos años más”.

        Dra. Ángela Rosales: Cómo cada año, hacemos una valoración personal de qué hemos alcanzado. A pesar de las dificultades que hemos atravesado, hemos aprendido a sonreírnos con los ojos, a leer los estados anímicos con mascarillas, a abrazarnos con palabras y jugar a través de la imaginación. También hemos aprendido a que las clases virtuales tienen sus cosas buenas (a pesar de que parecían el fin del universo conocido). Hemos presenciado lo orgullosos que estáis (y estamos) de ver cómo os sobreponéis a las vicisitudes que esta etapa os plantea, enseñándonoslos a todos a seguir luchando y vivir de las ilusiones para cuando “todo esto pase”. Gracias por cada: “Ángela,  tengo que contarte..”  y por darle sentido a nuestro trabajo. A todos mis luchadores y a sus bonitas familias, desearles unas felices navidades y agradecerles la confianza que depositáis en nosotros día a día.”

        Marta Gullón: Por fin llegó esta época del año que tanto nos gusta porque el nacimiento del Niño Jesús nos lleva a disfrutar de la familia, vacaciones y comidas deliciosas como el turrón de chocolate y los polvorones. Os deseo que la viváis intensamente, que aprovechéis todos los momentos a pesar de las circunstancias y que los Reyes Magos os colmen de regalos y cumplan vuestros deseos. También quiero desearos que el año 2021 venga cargado de nuevos y maravillosos proyectos y que podamos emprenderlos juntos para alcanzar todas vuestras metas. ¡¡FELIZ NAVIDAD!!”

         Andrea Romero: “Este año sin duda, ha sido un reto para todos; sin embargo, os animo a que nos quedemos con lo positivo. Hemos realizado un recorrido que nos ha obligado de cierta manera a la introspección debido al aislamiento y hemos resurgido más sabios, más humildes y más agradecidos. Deseo para todos lo mejor y una entrada consciente y progresiva al nuevo año que nos espera. Os doy las gracias por los momentos que hemos compartido, me he sentido muy feliz con vuestra fortaleza y vuestros logros… recodad que ya estáis a la puerta de la meta. Feliz Navidad!!!!.

        Antonio Rodríguez:Como sabéis la vida no siempre es fácil, muchas veces sentís que habéis perdido la ilusión, que os inundan las decepciones, que todo está contra vosotros y que se os echa la culpa de todo. Pero todos nos equivocamos. Los errores forman parte de nuestro aprendizaje y muchas veces es porque nadie nos ha enseñado cómo hacer las cosas.

        Cuando empezamos a trabajar juntos, comenzasteis a sentir que erais más fuertes de lo que creíais, que cuando os sintieseis asustados, estaríamos ahí para apoyaros, que la vida siempre da otra oportunidad y que todo depende de nuestra actitud para poder mejorar. Este año ha sido extraño, con situaciones nunca vividas pero, habéis conseguido lograr muchos objetivos de los os debéis y  me siento muy orgulloso. Os deseo Feliz Navidad”

         Rosa Lama: “Os escribo esta mini felicitación de Navidad con la que también quiero desearos a todos que, el año que viene tengamos la oportunidad de seguir construyendo juntos ilusiones, proyectos, retos y sobre todo, buenos ratos juntos. Y estaos atentos, que os podéis cruzar con Papa Noel o los Reyes Magos por cualquier sitio. ¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!”

           Dra. Nuria Blanco: “Este año ha sido muy extraño y duro para todos, pero nos ha fortalecido y ayudado a superar muchísimos miedos e incertidumbres. Así que, un año más… es Navidad. Y creo que es una fecha maravillosa para agradecer y celebrar todo lo vivido y conseguido. Y por eso quiero aprovechar para compartir con todos/as el gran valor que le doy a cada momento malo que he vivido este año, por el aprendizaje que me ha dejado; a cada momento bueno, por la satisfacción de saber que he contribuido a crearlo, a cada mano que se me ha tendido, porque gracias a ella he llegado, de nuevo, a estas fechas y a cada mano que he tendido, por darle sentido a cada día. Y sobre todo tomo conciencia de todo el amor que he recibido y dado a lo largo del año. Así que quiero daros las gracias a todos (compañeros, familias, chicos/as y personas que, de un modo u otro habéis confiado en mi), porque sois uno de los motivos por los que sigo creciendo. FELIZ NAVIDAD y preparando máquinas para disfrutar de un gran 2021”.

Arrancando!!

Buenos días a tod@s;

En primer lugar, todos los profesionales del centro queremos desearos que todos estéis muy bien.

El próximo 14 de Octubre hará un año que el Centro Sanitario eNBlanco abrió sus puertas. Desde entonces venimos desarrollando, contra virus y mareas, el proyecto que tanto tiempo antes estuvimos construyendo desde el compromiso y el rigor profesional.

Hoy en día, nuestro equipo sigue con la misma ilusión que siempre buscando y generando los recursos que consideramos pueden facilitar una mejor calidad de vida de aquellos que nos consultan. Esto refleja la actitud que caracteriza nuestra forma de trabajar y el compromiso de nuestro equipo con quienes depositan su confianza en nosotros.

Para este año nos marcamos dos objetivos principales. El primero, sería intentar ofrecer a todos los interesados los programas y talleres que hemos venido desarrollando hasta ahora y que ya sabemos que han sido de gran utilidad para quienes los han disfrutado. Para ello, nos estamos esforzando en adaptar la metodología a las características de la situación actual que estamos viviendo.

Por otro lado, seguir manteniendo la actitud que nos permite dar respuestas y ofrecer recursos ante las diversas situaciones que podamos enfrentar como individuos o como sociedad y ante las que podamos carecer de las habilidades de enfrentamiento necesarias. ¡¡¡Porque nuestra motivación es seguir creciendo juntos!!!.

Así que en estas fechas tan importantes para nosotros, queremos agradecer a todos los que nos han acompañado durante este año y han contribuido a que eNBlanco sea lo que hoy es. También abrir nuestras puertas a todos los que consideren se pueden beneficiar de nuestro rigor, ilusión y compromiso. Y por supuesto, no querríamos terminar este escrito sin felicitar y agradecer a todos los profesionales y colaboradores que han puesto sus conocimientos e ilusiones para poder sumar a este proyecto.